domingo, 14 de diciembre de 2008

Coyotic

Estoy bien contenta, fuimos a celebrar el segundo aniversario del colectivo, Coyotic, ¡que agradable ver a tanta gente comprometida en la lucha para el cambio!, todos tan amables, compartiendo la comida, a quien le importaba si nunca nos habían visto en su vida, nos trataban como si nos conocieran desde siempre, la nobleza y valentía de esa gente se respiraba en todo el espacio. Pase una tarde muy agradable, y aparte pude participar en el trueque, había llevado unos aretes y un collar para intercambiar pero resulta que a A. le gustaron los aretes y antes de llegar hicimos el truque, ella me dio una mandarinita, que en realidad fue un sacrifico comerla porque estaba muy amarga, jeje. Pero ya estando allá, cuando empezó el trueque, puse mi collar, un collar que alguien me regalo cuando cumplí 15 años, solo que no me acuerdo quien fue, ups, me pueden decir que no se debe regalar lo que te regalan pero no lo regale, hice trueque jeje, nunca me lo puse, sencillamente no me gustaba, y A. decía que estaba tan simple que a nadie le interesaría, pasaron varios minutos y ni lo pelaba. Mis amigas son un amor, la G. lo tomo y dijo ¡que bonito, seguro eso se lo van a llevar rápido!, depuse, N. ¡que bonito collar!, hasta el buen O. lo levanto tratando que los demás lo vieran, pero nada, nadie ni siquiera lo tomaba, de repente veo que una señora pone una pipa, bien linda, de madera, tallada, yo la quería pero la señora no daba señales de que le interesara mi collar, pero en eso otra señora toma el collar y dice, ¡que bonito! ¿De quien es?, y le digo mío pero quiero la pipa, y ella le dice a la de la pida, dale tu pipa y yo te doy algo por el collar, ¡no lo puedo creer! ¡Quien lo iba a imaginar!, la pipa era mía, jeje, la suerte esta de mi lado. Todo se desenvolvió en un ambiente de compañerismo y amistad, como bien decía A. se notaba cuanto disfrutan su labor. Paso primero una señora declamando poemas dedicados a los zapatistas, a su lucha, a sus sueños, después un señor tocó su guitarra, las mañanitas zapatistas “muy pronto nuevas voces muy gustosas gritarán, que vivamos por la patria o morir por la libertad”. También una señora hablo sobre lo incongruente que era que padeciendo tantas injusticias siguiéramos tolerándolas sin hacer nada, todo lo que decían daba vueltas y vueltas en mi cabeza, luego dos chavos empezaron a cantar canciones que todos se sabían y declamaban poemas de Jaime Sabines entre cada canción, había mucho en que pensar, y finalmente llego el grupo de rock, solo era el baterista y un guitarrista, pero ¡ah como tocaba!, cuando hay talento no se necesita nada mas, salimos bien contentas y pasamos a la tienda, nos queríamos llevar todo, eran productos orgánicos y artesanías de las municipio autónomos y de muchos otros indígenas de toda la republica que comulgan con la causa zapatista, llevábamos poco dinero pero no salimos limpias, jeje, no cabe duda de que cada día me siento mas afortunada por ser alumna de C.

No hay comentarios: